¿QUÉ ES UN CORREDOR DE PROPIEDADES?

Fecha: 06-01-2021

A grandes rasgos, un corredor de propiedades se dedica a negociar y organizar transacciones de bienes raíces. Entre las tareas realizadas por estos profesionales se incluyen mediante contratos la gestión de transacciones con respecto a las actividades de compra-venta y arriendo de viviendas, propiedades y terrenos comerciales.

¿Cuáles son los requisitos profesionales para ser un agente inmobiliario?

En el caso de Chile, no se necesita estudiar una carrera universitaria o técnica; no obstante, hay varias instituciones que ofrecen cursos de corretaje y tasación. En el presente, esta actividad no está normada ni regulada, ya que hasta el momento no existen leyes que reglen esta actividad. Aunque no se requiere de alguna capacitación en especial, es muy importante mencionar que, para poder emprender en este rubro, es muy relevante prepararse.

Entre los temas en los que uno debe estar preparado se incluyen temas tales como: nociones de tasación o valorización de propiedades, análisis jurídicos de contratos, corretaje de propiedades, negociación entre partes y técnicas de venta. Además de lo anterior, es importante para quien se dedique a esta actividad se requiere de una constante formación y actualización para el funcionamiento de negocios particulares.

¿Cuánto tiempo lleva instruirse para convertirse en un agente inmobiliario?

Lo más relevante es cumplir con los obligatorios requisitos de mayoría de edad (18 años en adelante). Teniendo en cuenta esto, depende del lugar donde uno opte por formarse. En algunos cursos, la formación para certificarse puede tener una extensión de unas 70 a 80 horas, repartidas durante una a dos semanas, no obstante existen otras entidades de capacitación más rigurosas donde la capacitación toma hasta 3 meses. 

Junto con lo anterior, para convertirse en agente inmobiliario tampoco es necesario tener carreras relacionadas a las ventas, marketing, comercio, finanzas o administración, ya que en este rubro no se descarta a nadie por sus estudios realizados. Por supuesto que las carreras referidas permitirán a quienes pretendan trabajar en el área poseer un poco más de ventaja, puesto que se hallan habituados al tema.

Cuando nos referimos a que realmente no se requiere grandes requisitos para ser un agente inmobiliario, no es tan simple. En este rubro no sólo es meritorio el conocimiento y experiencia, también las ganas de aprender, superarse, y tener la motivación para llegar a ser un corredor proactivo y muy profesional.

¿Cuáles son las responsabilidades y deberes de un corredor?

En muchas partes, los corredores de propiedades tienen un papel similar que deben desempeñar. Con una demanda creciente de propiedades comerciales, residenciales y minoristas, el papel actual de un corredor se expande, puesto que tiene que desempeñar un rol fundamental que realizar con el objetivo de auxiliar a vendedores y compradores en sus transacciones inmobiliarias.

Es imperioso entender, antes de identificar las responsabilidades y deberes de un corredor, la definición de un corredor de propiedades. Un corredor es un sujeto que ejerce como intermediario entre el vendedor / comprador o el arrendador / arrendatario de una propiedad. Asimismo, los corredores -que pueden ser expertos en bienes raíces residenciales o comerciales- ejecutan una gran diversidad de tareas, como son gestionar y finiquitar el trato de una propiedad.

A la vez, el rol más vital para un corredor es ser un profesional enfocado en los clientes y mantener una relación cordial con ellos. Además de esto, los corredores deben saber manejar otras operaciones administrativas, tales como la preparación de los documentos de ventas y mantener a los clientes informados de la gestión de su propiedad.

Responsabilidades que un corredor debe ejecutar para cumplir su objetivo en la industria de bienes raíces

Considerar los requisitos del cliente

El rasgo más significativo de un corredor es entender los requerimientos de los clientes. Responder a las consultas de los compradores de manera precisa y expedita, sugerir con eficiencia las opciones residenciales/ comerciales disponibles a la venta y, por último, brindar asesoría legal según sea pertinente son parte de las tareas más importantes de los corredores. Por otro lado, deben estar pendientes de las últimas informaciones y fluctuaciones del mercado.

Atender las inquietudes

El sector inmobiliario funciona según el gran principio universal: "el cliente tiene la última palabra". Consecuentemente, el objetivo más elemental de un corredor es ofrecer servicios al cliente con un cien por ciento de satisfacción. Se debe consignar que muchos corredores no logran perdurar en el negocio inmobiliario, puesto que carecen de destrezas de captación, técnicas de venta y conservar relaciones con el cliente. Para los corredores es fundamental realizar un seguimiento constante con el cliente hasta que éste ultime su búsqueda.

Visitas al sitio y coordinación

Luego de sugerir opciones de propiedades a los posibles compradores, un corredor debe organizar visitas a los sitios seleccionados. Certificar una visita al sitio sin inconvenientes, y explicar con claridad al comprador sobre el proyecto, ubicación y la viabilidad de inversiones en relación de los proyectos de infraestructura presente y futura, son parte de las funciones que debe cumplir el corredor para que el comprador tome la decisión correcta.

Oferta de venta y negociación

Cuando el comprador ha seleccionado la propiedad, es tarea del corredor reunir al comprador y vendedor en la mesa de negociación y orientarlos en la ejecución del trato. Otro asunto fundamental que los corredores deben realzar es la ejecución de contratos de venta. La labor empieza con la identificación del posible vendedor y comprador y prosigue hasta la negociación de ofertas y la orientación continua hasta que el cliente decide cerrar el trato.

Documentación

Después de concluir el trato, el corredor prepara la documentación y el papeleo ineludibles de la propiedad para la ejecución de la venta. Por consiguiente, para un corredor es fundamental poseer un conocimiento sólido de la legislación inmobiliaria, impuestos, el procedimiento de créditos hipotecarios, los cargos de registro, etc. Además, deben entregar a los clientes toda la información, recibos y estados de cuenta necesarios.

Conclusiones

El enfoque correcto en el cliente, la evaluación pertinente de necesidades y la construcción positiva de relaciones son objetivos prioritarios para un corredor o consultor de propiedades. Un corredor siempre debe buscar la transparencia y compartir información precisa tanto para el vendedor y el comprador sobre el proyecto, la ubicación, el precio y la propiedad en cuestión.

Para terminar, si es muy importante que un vendedor y comprador necesite seleccionar con éxito al corredor adecuado, es igualmente relevante para un corredor identificar la necesidad real de un comprador de vivienda y orientarlo en la compra de sus sueños.